Significado de cada signo del zodiaco

Significado de cada signo del zodiaco

Para explicarse mejor su relación con los astros, los antiguos ligaron cada uno de los 12 sectores en que dividieron al Cielo visible con un signo. Este a veces reflejaba a una constelación, en otras a un mito, y en ciertos casos a dioses. Este símbolo, además, intentaba concentrar en sí los atributos de cada signo.
Aquí te explicamos el significada de cada uno de estos íconos.

Capricornio. Este signo se representa con un ser hibrido, a menudo una cabra con cola de sirénido. Se trata de una bestia ligada a Saturno, el astro regente de este signo, ligado a la curación. Se eligió a está bestia anfibia, pues representa la liberación que los Capricornio buscan a lo largo de toda su vida: liberarse del mar, liberarse de la tierra, para ser quién realmente son. También señala la capacidad de este signo de cuidar y curar a otros.

Acuario. Este signo se representa siempre con agua: tres líneas que simbolizan una corriente, o como un hombre que arroja agua en un río. Se trata de una representación de la mayor cualidad de este signo: la perseverancia. El agua que fluye en un río o la que se arroja en ella en apariencia no suma cambios ni añade movimiento a la vida, pero el aguador sabe que su esfuerzo siempre aporta frutos en la forma del cambio inevitable.

Piscis. Este signo se representa como dos peces, que nadan en círculos. Se trata de una representación del encuentro de los opuestos: el sueño y lo real, el alma y el cuerpo, el ying y el yang, la acción y la contemplación. Es bien sabido que los nativos de este signo viven a medio camino entre su imaginación y la realidad. Son grandes médiums, intuitivos y clarividentes, que se pierden a menudo en sus ensoñaciones. Su ícono representan los principios duales que combaten en su interior.

Aries. Este signo se representa con un carnero. Este simboliza, por una parte, la combatividad de los nativos de este signo, siempre a la búsqueda la cima y de nuevas cimas. También es un referente de su astro regente, Marte, pues los reyes guerreros solían vestir vellocinos o llevar como corona el cráneo de este soberbio animal. El carnero, como es bien sabido, dirime sus conflictos a topetazos, y ello le confiere a sus cráneos una dureza a prueba de metales. Es también una representación del número de la suerte de Aries: el 4.

Tauro. Tauro se representa, sin ir más lejos, como un toro. Es una referencia mitológica a uno de los animales preferidos en las transformaciones de Zeus, padre de los dioses: el toro era una figura en la que solía seducir a ninfas y mortales. Es también una justa representación del carácter industrioso e inquebrantable de los Tauro, siempre atados al trabajo y a los deberes. Es, al mismo tiempo, una evocación de su naturaleza: quieta, pero siempre alerta contra los abusos o las provocaciones, y entonces imparable.

Géminis. Este signo se representa como un par de gemelos idénticos, pero de sexos opuestos. Se trata en realidad de una persona dividida en sus aspectos primordiales: lo masculino y lo femenino, lo material y lo espiritual. Se trata, en realidad, de una representación del andrógino primordial: un ser en el que convivían los extremos de la existencia, y que por ello cancelaba todos sus afanes y necesidades, y se dedicaba a la contemplación de la existencia. De esa misma manera en que Géminis lleva dentro de sí a más de una personalidad.

Cáncer. Este signo se representan como un anfibio, la mayoría de las veces dibujado como un cangrejo. Cáncer es el signo de las aguas estancadas, que quedan al retirarse la marea. Los cangrejos son seres que aprovechan estas pozas para hacerlas su hogar, demostrando una increíble capacidad de adaptación. De la misma manera que los Cáncer llevan su hogar a todas partes, y son capaces de fundar si hogar en cualquier espacio disponible, por árido que pueda ser.

Leo. Para demostrar la naturaleza de este signo se eligió un león, pues su planeta regente es el sol. Este gran felino siempre se ha relacionado, por su abundante melena y por su color. El dorado es un color que se relaciona no sólo con el poder económico, sino con la fiereza y con la majestad. Leo es un signo que, además, se distingue por su gran competitividad, por ser el primero siempre.

Virgo. Este signo se representa con la figura de una doncella. Es una representación, también, de la copa, símbolo de la abundancia y de lo sagrado. Remite a las ideas de la virginidad y de la belleza, de los nuevos comienzos y de la salud renovada. Virgo es el signo del pensamiento flexible, de las ideas nuevas, de las miradas que renuevan nuestra idea del mundo. Desde luego, la doncella representada es la primera mujer, Eva, responsable del origen de todas las cosas, de todos los cambios.

Libra. El símbolo de Libra es una balanza, la de la justicia y la de la armonía. Es también una representación de su astro regente, Venus. Esta diosa llevaba consigo una balanza, pues media la belleza de los mortales, que debe ser un equilibrio entre alma y cuerpo. Por este ícono se liga a los Libra con el buen juicio, con la capacidad de dirimir conflictos, con el don de entregar a cada uno lo que se merece. También es una referencia a la mayor destreza de este signo: guardar el equilibrio entre el cuerpo y el alma.

Escorpio. Este signo se simboliza con un gran escorpión, en referencia a un mito: Gaya, la madre Tierra, creo a un escorpión para que matase al cazador Orión. De esa manera la principal habilidad de los Escorpio es el combate de la negatividad, de las fuerzas oscuras que se oponen a la vida. También por ello los Escorpio son pura pasión, puro sufrimiento y dramatismo.

Sagitario. Este signo se representa como un arquero, y se cree que se refiere al cazador, Orión. Los nativos de este signo son personas que siempre pujan por ir un paso adelante en todos los sentidos de la vida: en el trabajo, en la vida social, en el amor. Son personas que se adelanta al devenir de los hechos con un pensamiento flexible, con nuevos puntos de vista. Son personas industriosas, que disparan la flecha, y la siguen para cazar a la oportunidad.